martes, 3 de mayo de 2011

Berenjena con tomate

Esta es una de esas cosas que yo creo que todo el mundo ha probado y tiene su versión, o por lo menos todo el mundo que gusta de la berenjena y siempre tiene en la casa para hacer, pero para los que no comen tanto, e igual les gusta, se las recomiendo mil! Me imagino que también todo el mundo tiene su manera de hacerla, pero pues, nunca está de más ver como hace la comida los demás e ir agarrando toquecillos.


A mi es que me encanta, jueputa berenjena me vuelve loca! Y yo hace unos años vivía con mi tía, ella hacía una berenjena con tomate y queso bueníiiiiisima, pero un poco pesada (mmm... queso...). Esta vez decidí hacerla sin el queso a la hora de cocinar y con más vegetales (o sea, mucha cebolla y chile), y así termina siendo un plato liviano, super de dieta, pero jarcor rico! La intención no era cocinar light, sólo salió así, y es un éxito! La serví con un poquito de arroz y le agregué al final queso mozzarella rallado, poquito porqu'es bendito!


Y bueno, también debo disculparme por andar medio perdida, pero como les conté antes, estoy sin trabajo formal, pero con un par de trabajos freelance que me drenan todo el tiempo del mundo, casi ni he mandado currículos! Así es la vida, pero ya me estoy poniendo al día acá, y hasta les adelanto que la otra semana empiezan las cenitas del concurso con los jueces de los blogs Cocina Costarricense, El Cucharón y la Olla, Pancita Llena, y recién invitado blog Manos en la Masa. Me llegaron cosas muy ricas y diferentes, y van a ver que buenas recetas! Además, cuando estén todas publicadas, voy a dar otro premiecillo del público, así que estén al tanto!

Y bueno, a lo que vinimos, las berenjenitas sabrosonas...

Ingredientes:

• 2 berenjenas medianas
• 2 chiles mundiales en tiras
• 2 ajos picados finamente
• 1 tomate grande picado
• 1 lata de tomates en cubos o enteros en salsa (si no tienen, pueden agregar otro par de tomates grandes y algo de salsa de tomate para pasta)
• Orégano, sal y pimienta al gusto
• Pizca de azúcar
• Aceite de oliva

Preparación:


1. Pelamos las berenjenas, las cortamos en rodajas, cada rodaja en 4, y luego las cocinamos en un sartén grande con tapa o wok, con un chorrito de aceite y un poquito de agua (porque la berenjena absorbe mucho líquido, así no quedan tan grasosas, peeeero hay que estarse fijando si ya consumieron el agua e irle echando a poquitos, para que tampoco queden muy suaves).

2. Retiramos las berenjenas y en el mismo sartén, con aceite de oliva, salteamos los chiles. Cuando están cerca de estar listos, agregamos el ajo hasta que suelte el aroma, pero sin que se dore.

3. Agregamos entonces el tomate picado, un poco de sal y pimienta, y tapamos para que se cocine.


4. Una vez cocinado y salsoso, vertimos la lata de tomates y los partimos al gusto, agregamos un poquito de azúcar para contrarrestar la acidez, y rectificamos la sazón.

5. Cuando los olores y sabores ya se han mezclado bien, devolvemos las berenjenas al sartén.

Y así tenemos un plato excelente para estos días lluviosos, con buena salsa! Las berenjenas por cocinarse solas conservan bien su sabor y no se suavizan más de la cuenta, pero se incorporan perfectamente con los demás ingredientes.


Ah! Y se acuerdan de las Pizzas de Berenjena y Cebolla con tortillas de harina? Pues se me ocurrió la genial idea de hacer estas berenjenas en pizza, y no saben la delicia...

3 comentarios:

Paola Fallas dijo...

No me gusta la berenjena, pero me dan dem ganas de comerla con estas fotos jajajaja <3

Miss Lechuza dijo...

Hola doña Güipipía! Hice esta receta y la mezclé con pasta... fue un gustazo! Yo soy fan de la berenjena y trataré de seguir todas las recetas de berenjena publicadas! Sylvi

NASHLLY CALDERON dijo...

muy rica esta receta y saludable.

Publicar un comentario