martes, 16 de agosto de 2011

Papas asadas

Esta es una entrada de rigor. Es que, o sea, es una carajada suuuper básica, pero no todo el mundo sabe hacerla, y no todo el mundo la hace igual. Yo estas papas las hago desde que recuerdo, pero no se quien me las enseñó, pudo ser mi mamá, o mi tía Nora, o mi papá, pero nada más no se...

El asunto es que las amo, son ricas y fáciles, y no hay una parrillada en la que yo no haga unas papas, me parecen esenciales.


Cantidad: 4 porciones

Ingredientes:

• 4 papas grandes (una por persona)
• Mantequilla / aceite de oliva
• Sal, pimienta y especies al gusto
• Papel aluminio

Preparación:


Hay 3 cosas que tomar en consideración al hacerlas: la sazón pre-cocción, la parrilla en que se cocinan, y la preparación post-cocción. Y como así? Pues bueno, yo la he hecho sin nada, sólo las papas en el papel aluminio y en la parrilla. Voy a separar las carajadas para que se entienda mejor:

Ahumadas:
Yo creo que sin nada más que la papa en el aluminio funcionan mejor cuando es parrilla de carbón, porque uno pone las papas directamente en el carbón encendido, ANTES de poner la carne (porque duran su rato, hasta uno 45 minutos) y se dejan hasta que se puedan atravesar con un cuchillo, en cuyo caso están listas. A mi me gusta que, cuando son así con carbón, queden negras por fuera, que la cáscara quede quemada, porque eso hace que el centro sepa ahumadito y delicioso. En este caso, prefiero abrirlas al centro y ponerles un poquito de mantequilla y sal, nada más, y comérmelas así (dejando la cáscara, obviamente).


Con mantequilla:
Así las empecé a hacer hasta hace poco que un amigo (Pablo Carbonell) me dijo que les pusiera, y es otra manera. También quedan muy ricas, pero no se cocinan tanto, no se deja quemar la cáscara, y no quedan ahumadas, pero se cocinan perfectamente, y es muy útil en las parrilladas porque uno les pone mantequilla por ambos lados, sal, pimienta, las mete en la parrilla y se olvida, por ahí las revisa, y cuando están listas las saca. Quedan parecidas al horno (en papel aluminio).

Con especies:
Ahora, a las que son con mantequilla se pueden pimpear. O sea, se podrían hacer con aceite de oliva y romero, por ejemplo. Se pueden variar las hierbas, y eso les va a variar el sabor, así que son super personalizables!


Después tenemos el tema del arreglo post-cocción.
Como mencioné antes, a mi me gustan las ahumadas con mantequilla y sal, hay gente que prefiere natilla, pero hay maneras de arreglarlas para comidas más elaboradas.

Como? Fácil, en un montón de restaurantes las venden, y son super buenas (e hiper gringas). Natilla, tocineta picada, cebollino, frijoles majados, queso blanco rallado, cheddar con mozzarella, pico'e gallo, pesto... Hay mil maneras de arreglarlas, y todas las combinaciones que a uno se le puedan ocurrir, y con unas papas así, siempre se queda bien!


Para leer todo el asunto de la parrillada del día de la madre, remítanse al post respectivo. Saludos!

2 comentarios:

Capricornio dijo...

Me gustan mucho y tienes toda razón...super personalizadas!..cada quien le da su toque. Yo aprendí que tenían que ser barnizadas con aceite; que se punzan con tenedor y se les pone un tanto de sal, se forran y se asan...
En mis últimas experiencias de parrillas al lado de un río..se fueron sin más ni más solo con el papel y listo...al estar lista partir en cruz y una cucharada de natilla fue suficiente.
Ahora bien...si no hay parrilla, ni carne, cualquiera de tus sugerencias está para meter al horno y sacarnos del antojo!!..que bueno!!

guipipia dijo...

Que delicia, verdad! No hay día soleado en que a mi no se me antojen, si tuviese una parrilla en la casa fijo comería todos los días! En horno también son ricas claro, pero no tanto (aunque igual si hago a menudo, pero rellenas!

Publicar un comentario