martes, 2 de junio de 2009

Chancay

y para no desperdiciar el impulso, voy a hacer una breve reseña de mi visita un par de semanas atrás a


Ok, bueno, pues en primera instancia, tengo que reconocer que nunca había ido al restaurante, porque quedé curada de la comida peruana con Inca Grill, de donde no tengo buenos recuerdos (nada terrible, sólo que no me gustó cuando fui, en enero de 2007, especialmente porque pagué ¢11.000 por la cena hace más de dos años). Un día de estos, mi novio y yo estábamos tratando de acordar donde ir, con mucho costo, porque tenemos gustos un poco distintos, pero al final decidimos ir a probar, sin ni siquiera saber el costo promedio de un plato, pero llenos de valentía gracias a mi tarjeta de crédito Aval/Banco Uno/Citi/bla, que me daba un 35% de descuento.

Cuando llegamos nos pareció ligeramente informal, y nos aliviamos porque no parecía que fuese a ser tan caro. Nos sentamos en una mesita en "la terraza", que a pesar de ser muy pequeña, se agradece, o yo agradezco siempre, un espacio al aire libre (aunque no fumo, me gusta).

Y abrimos el menú, apretamos los dientes, y nos resignamos a precios de 7, 8 y 9 mil colones el plato. Leyendo la descripción de cada uno, les digo que de verdad dejé de preocuparme del todo por la plata, ya fuese pollo, mariscos o carnes, todo sonaba tan apetecible que me costó muchísimo elegir.

Al final, pedí "Corvina rellena de camarones" en salsa de culantro con papitas y vegetales (¢7.990 sin impuestos). El novio, autodenominado "agarrado", tragando fuerte eligió "Pollo con camarones al azafrán" (¢6.290 sin impuestos). Decidimos también, pedir una entrada, para probar, y porque estábamos levemente muertos de hambre, así que pedimos "Croquetas de papa rellenas de camarones" (¢3.990 sin impuestos) cruzando los dedos porque fueran por lo menos 4 croquetitas.

Al final, eran 2 croquetotas, de unos 9 cm de largo por 4 de ancho. Casi se me cae la cara... a ¢2.000 la croqueta... pero bueno, nos servimos una cada uno, y empezamos a comer, y para resumir, dos ordenes de esas croquetas son un plato, porque se ven pequeñas, pero si yo me hubiese comido las dos, no me termino la corvina, garantizado, y los camarones estaban super ricos, con un sabor suave, la papa dorada por fuera, ligeramente condimentada, y  una aceituna negra en el centro fue una sorpresa agradable (aunque pensando en el tipo restaurante en que estábamos, no debió de ser sorpresa), y los dos concluimos con que fue una decisión muy acertada.

Después los platos, no les puedo explicar el aroma de mi corvina, repleta de camaroncitos, y cubierta levemente por los mismos, pero antes de que la probase, volví a ver al hombre (mi hombre), que ya había metido el tenedor en el pollo, y empezó a elogiar como nunca lo había visto antes, la salsa, que inmediatamente probé, y tengo que aceptarlo, no se ni como preparar una salsa blanca así de rica, sobre un pollo jugoso cubierto de camarones, con puré de papá, y espinacas. Después mi plato, la salsa la verdad, se quedó corta a la par de la de Armando, además, yo esperaba con ansias probar la salsa de culantro, y no me supo especial en absoluto. Rica, pero completamente común. Lo demás si se salía de lo ordinario, los camarones de verdad no se me acababan, y la corvina me encantó, cocinada sin condimentos casi, el sabor resaltaba, pero sin opacar los camaroncitos, que eran los mismos que los de las croquetas. Terminamos un poco más que satisfechos, con media entrada, un plato y una bebida cada uno.

Para terminar (porque ya escribí mucho, y estoy en hora de almuerzo y me muero de hambre), la cuenta fue de ¢25.900 más o menos (¢20.850 + impuestos), con una cerveza y un fresco natural (¢1.290 cada uno sin impuesto), pero gracias al descuento de Citi, pagamos ¢16.669 (más de ¢9.000 de descuento!!! O_O). Digamos que pagamos ¢8.350 cada uno.

El hombre me dijo que estaba muy caro, pero al final aceptó que valió completamente la pena, y acordamos que, siempre que podamos usar el descuento, tenemos que volver.

10 comentarios:

vancho dijo...

Hay ciertos lugares que a primera vista parecen caros, pero la calidad y el servicio justifican el precio.
Lo contrario me pasó con mi visita a Inka Grill, creo que los restaurantes en cadena no siempre funcionan muy bien.
Qué sabor Chancay, es tan bueno que patrocina cortos de Bisonte Producciones.

Nat dijo...

De hecho, Inka Grill es excesivamente caro y no es tan bueno

guipipia dijo...

Ese es precisamente mi punto

Capricornio dijo...

Si uno se pone a pensar en la cantidad total que se paga, comparándola con los precios del supermercado a razón de comprar uno los ingredientes y preparlos en casa, pues de fijo puedes tener varios invitados.

Pero...y la receta? la calidad del sabor? lo lograrás en tu casa? al fin y al cabo también buscas distracción y atención. Claro haciendo valer tu derecho a que no te expriman. Pero si lograste degustar tu pedido, en horabuena x eso.

Laura V dijo...

Yo adoro Chancay, aunque como no tengo tarjeta CitiBlah no puedo ir muy seguido :(

Ud TIENE que probar el lomito a las 3 pimientas que venden ahí, y el carpaccio de corvina y pulpo. Es demasiado. Otra cosa que me encanta es que vienen con recomendaciones de vinos, entonces si uno quiere darse el gusto completo, ya sabe qué vino pedir para que sepa mejor.

Anónimo dijo...

jajaja .... oh gente que no sabe!!! la vez que fui a chancay me desepcioné , el mejor es inka sorry no sean agarrados si quieren comer bien hay que pagar....

Anónimo dijo...

La comida puede ser muy buena, pero si estas pensando en como vas a hacer para pagar lo que estas comiendo te va a saber "amargo" si no hay platica mejor coma en casa y si salis es a disfrutar

guipipia dijo...

Casi un año después voy a responder los posts (es que antes no tenía la costumbre de hacerlo).

Laura V: Aunque no creo que realmente vea la respuesta, yo me metí porque estoy planeando ir en la noche a Chancay y recordé las recomendaciones. Las llevo apuntadas para ver si las pruebo en la noche, aunque en realidad llevo un antojo muy difinido, pero esta semana hago un post de seguimiento y les cuento como me fue!"

Anónimo 01: No es que la gente no sepa, yo podría decir lo mismo de vos sólo porque no me gustó Inka Grill. Es un asunto de eso, de gustos. A mi Inka Grill me parece un lugar muy caro, en donde la comida no es lo suficientemente rica para justificar ese precio, aunque podría haber cambiado puesto que fui hace 3 años la última vez. Por otro lado, Chancay también me parece caro, menos, pero si caro, la diferencia es que creo que cada plato que he probado de ese lugar merece su precio. Y difiero en otra cosa de vos, no siempre para comer bien hay que pagar, hay muchísimos lugares sencillos y pequeños en los que un plato no vale más de ¢3.000 y aun así se termina más que satisfecho.

Anónimo o2: Tenés razón, pero hay niveles, si yo voy medio talladilla me amargo a la hora de elegir, pero una vez que me llega la comida olvido su precio y la disfruto por completo. En este caso (aún me acuerdo perfectamente) no me dolió en absoluto pagar ese precio por una comida tan buena. Además, para algunos de nosotros en algunas ocasiones, salir sin pensar y preocuparse por la cantidad de plata es imposible, aunque sea para limitarse, si me esperase no saldría casi nunca!

guipipia dijo...

ah, y Capricornio, exactamente ese es el punto, aunque cueste un poco más, aunque tenga la receta exacta en la casa, a todo el mundo le queda diferente, y a un chef de un restaurante especializado en ese tipo de comida le va a quedar definitivamente mejor que a mi, además no tuve que cocinar, ni lavar los platos, ni preocuparme por nada. Esas salidas, aunque cueste lo que cuesten, se disfrutan y valen por completo la pena. Saludos!

Anónimo dijo...

I read this paгagraph fully regаrԁing thе comparisοn of most uр-to-dаtе and ρrеvious technologies, it's remarkable article.

Here is my webpage - chinese herb
Also visit my weblog ... massage parlours

Publicar un comentario