viernes, 5 de junio de 2009

Q'Café




Buenas, pues les cuento que ayer fui con mi amigo vancho a Q'Café. No es la primera vez que voy, pero tenía mucho tiempo de no poner un pie adentro, y lo hice.

Teníamos una reunión a las 6 p.m. Yo puntual estuve en la puerta, llamé a Iván, quien para variar venía tarde porque se pegó en el brete, entonces entré y me quedé sentada en la primera mesa del primer piso. El lugar es bastante agradable, la música electrónica se disfruta, la pintura está bonita, las sillas cómodas. Por el momento todo bien. Entré y me trajeron un menú, lo abrí. Yo no se qué pensar de estos lugares la verdad, a mi me encanta el pollo con pesto, pero de pronto nada más siento tan pretensioso que no soporto, hasta que lo vi: Sandwich Monumental: Frijolitos molidos, mano de piedra, guacamole y pico de gallo. Yo se que no debería ser importante del todo, pero cuando veo un lugar que se autodescribe como "El ambiente de Roma, la pastelería de París, el ritmo de Nueva York y el café de Costa Rica." en la pura avenida central, sinceramente me repele un poco, necesito encontrarle algo hogareño. No puedo explicarlo, porque no me molesta si un lugar de sushi vende sólo sushi, pero en este caso, sin ese emparedado, no habría estado satisfecha.

Pero bueno, recorrí el menú, espere a Iván, cerré el menú (señal internacional de "estoy lista para ordenar"), lo puse en la mesa, y nada... esperé más mientras el caballero que me trajo el menú conversaba con su amigo/cliente y haciendo leve escándalo, por un momento me sentí en chorbilandia... no pega... el ambiente de Roma y el mesero medio enfiestado con el compa en la mesa.

De pronto llegó otro mesero, alto y super amable, y me preguntó si quería algo, yo pedí un Q'Espresso (¢1.950) . Por Dios que delicia! Es un espresso en una copa, con helado sobre él, crema batida, una fresa, y un poquito de dulce de leche. El sabor me encantó! Y es que además yo soy adicta a los helados, y soy muy picky con la crema batida, y esta estaba perfecta, no muy dulce, no tan pesada, el helado dulce y delicioso con el espresso amargo y fuerte. Bueno, lo amé.

Después llegó Iván y subimos al segundo piso, que estaba casi lleno. Una vez ahí uno si se siente leve en otra ciudad, porque desde ahí no se ve la basura y suciedad de San José, se ven un par de árboles y edificios. Yo seguí con mi postre e Iván se pidió un emparedado de Pollo con aguacate (¢3.950)que no probé, así que no puedo decir si estaba rico o no (aunque es difícil equivocarse con un emparedado una vez que los ingredientes son elegidos). Lo que no me gustó es que era muy delgado, no se si es que en París los emparedados son de pulgada y media de anchos, pero a mi me pareció difícil de manejar, incómodo, porque como todos sabemos, los ingredientes de este tipo de comida suelen caer presos de la gravedad, y con algo tan delgado, es más fácil que suceda. Pero bueno, a Iván se le veía contento, y las papas si estaban muy ricas. Se pidió con el plato un café negro grande (¢800 el pequeño, el grande no recuerdo, como ¢1.200) que estaba frío, y tuvo que cambiar (un café enfriado en una cafetería me parece un mal toque...).

Conversamos sobre muchas cosas en la reunión, uno de los puntos fue el mal servicio del lugar. Realmente en un par de momentos parecía como que las meseras cuando veían una mano medio levantándose, volvían la cara para no tener que atender a la gente. No quiero decir que necesariamente eso pasara, pero por lo menos puedo asegurar que no están atentas/os a las necesidades de los clientes, y esto en un lugar en el que cobran ¢4.000 por un emparedado con papas como que no debería de pasar.

Al final queríamos un refresco, abrimos el menú, y caímos en la tentación de un shake de fresas (¢2.225) con helado y chocolate, y fue otro descubrimiento, delicioso, todo, el sabor, la textura, fresquito al principio y chocolatoso al final... Lo amé... 

Y para ser sincera, el menú estaba bien variado, buenos postres, los cafés y chocolates calientes sonaban deliciosos, con descripciones como "Pedazos de chocolate de leche derretidos con una porción de espresso, leche, espuma de leche y crema chantilly" (Café Q'Café ¢1.950 según la página de Internet, que tiene los precios levemente desactualizados... gracias).

Punto bajo: el servicio, la música que en el segundo piso tiene el volumen muy alto (yo se que es para semejar "el ritmo de Nueva York", pero es un café, no una disco, supérenlo), y las canciones repetidas, y vueltas a repetir...

La comida dulce rica, tengo que volver a comer salado, pero por el momento, estoy antojada de volver pronto por un batido de fresa, aunque la verdad, podría ser para llevar.


Entren a viniar (Q'Café), vayan a probar, y me cuentan como les fue...

5 comentarios:

Nat dijo...

♥ este blog

Capricornio dijo...

En realidad conozco el lugar pero nunca me he quedado a comer ni tomar nada. Siempre he pensado exagerado que te cobren tan caro por un simple café negro ø800, con eso compras el paquete de 1 kilo de cualquier marca nacional. Todavía en la comida, el % de servicio y la calidad de los ingredientes puede que valga la pena, pero una taza con agua y una bolsa de té también es un abuso para el cliente, cobrado a un precio semejante.

Me he divertido leyendo tu escrito. Es puramente la columna de Margorie Ross y sus crónicas luego de ir a visitar un restaurant! Solo te falt+ó ponerle x cantidad de estrellas o tenedores de calificación. Pero me pareció muy apropiado referirte tan claramente. Pura vida!...Lo pensaré ahora más para ir x ahi.

guipipia dijo...

Pues si, eso es excesivo, pero los cafés fríos y las otras bebidas si las recomiendo, mínimo para ir a ver los ingredientes, y llegárselas a hacer a la casa!

Capricornio dijo...

Otra cosa más...me he quedado pensando en tu blog y por ser tico aun más. Has probado lugares no finos, pero si algo no corrientes, como el café en los altos de la Librería Lehmann? o en los altos del super La Gran Via? también ahí tienen buen menú de café frio....

Y una recomendación, que ojalá me la apruebes. Será que te puedas llevar la cámara fotograf cuando vayas a cualquier restaurant o café? ´No es ninguún pecado tomar fotos de lo que uno PAGA por comerselo. Si te diera pena, pues camuflas y tomas fotos de tus acompañantes y x ahi le tomas al plato..claro antes que empieces a comer. SEría más chiva verlo en la crítica.!
Este es tu espacio, sos la dueña, vos decidís.

guipipia dijo...

Pues no he ido a esos, pero voy a ver si un día de estos paso, gracias por la recomendación!

En cuanto a las fotos, pues si se me ha ocurrido, y me gustaría hacerlo (no me da pena), pero es que ahorita no tengo cámara... Por eso no pongo posts los fines de semana, porque lo que hago es traer la comida al trabajo y usar la cámara de acá, pero en unas semanas me voy a comprar una, así que voy a poder hacerlo!

Además en estoy tratando de ahorrar hasta el último 5 para un viajecillo, así que no he podido salir a comer mucho...

Publicar un comentario